miércoles, 25 de junio de 2014

Nueve años del resurgir

Tal día como hoy el Real Oviedo ascendió ante el Ávila
Dejaba la Tercera División por primera vez

Rafa Ponzo; Fradejas, Ricardo, Urízar, Luismi; Rubén, Caco Morán, Jon Carrera, Juan González; Nacho Rodríguez y Aldeondo. Ése fue el once inicial que Antonio Rivas presentó en una cita histórica para el oviedismo, una cita de la cual hoy se cumplen nueve años. El Real Oviedo celebraba algo más que un ascenso, celebraba su supervivencia.

Tifo de Symmachiarii ante el Ávila. Oviedin.com
Y es que el equipo carbayón había pasado el momento más crítico de su historia tras el descenso a Tercera División en el año 2003. La sombra de la desaparición acechó a los azules, que vieron cómo el Ayuntamiento había refundado el Astur para acabar con el club representativo de la capital asturiana. Pero no pudo ser. La fuerza de la afición ovetense fue un factor determinante para celebrar la supervivencia. El Real Oviedo consiguió salir a competir y sobreponerse a las adversidades.

Sin embargo, no fue en la primera temporada cuando los carbayones lograron el ascenso. El Arteixo frustró los intereses del equipo azul. Al año siguiente sí se podía conseguir el cambio de categoría. En la primera eliminatoria del playoff, los ovetenses sufrieron ante el Coruxo. Un gol de Nacho Rodríguez, “el nuevu”, como lo bautizó Miguel Fernandi en los micros de Radio Sele, hacía al Real Oviedo avanzar a la siguiente fase.

El destino quiso que fuera el Ávila, conjunto al que los azules se habían medido en la campaña anterior, fuese el rival. La eliminatoria de ida supuso el espaldarazo definitivo para dar la eliminatoria por sentenciada. Los tantos de Michu tras una falta donde el balón rebotó en un rival, el disparo de Jon Carrera desde fuera del área a pase de Juan González, el misil de Luismi en una falta lejana que le supuso varios puntos de sutura en la celebración, la falta lateral botada por Yeray que no encontró rematador pero sí red y el contraataque de Aitor Aldeondo fueron los tantos del Real Oviedo.

Celebración azul en el Ayuntamiento. Oviedin.com
El partido de vuelta se recordará por el Carmina Burana retumbando en la megafonía del Tartiere a la vez que Symmachiarii desplegaba uno de los mejores tifos que jamás se hayan realizado en un campo de fútbol. Una lona que ocupaba prácticamente todo el fondo mostraba un ave fénix portando un escudo del Real Oviedo. El lema “cual ave fénix resurgiremos de nuestras cenizas” emocionó a los aficionados azules.

También se recordará porque el Carlos Tartiere superó los 25.000 espectadores batiendo, momentáneamente (hasta el encuentro ante el Mallorca “B”), o por el golazo de Nacho Rodríguez desde casi el medio del campo. Al término del choque se vieron las lágrimas de Cervero sobre la pancarta que recordaba a Armando Barbón, Yeray Ortega recorriendo el terreno de juego con las banderas canaria, asturiana y de Symmachiarii. Michu, aún con cara de adolescente, cantaba subido al larguero.

Era el preludio del paseo por la ciudad en un camión, hasta llegar al Ayuntamiento. En el balcón, la afición se entregaba a sus jugadores y estos correspondían con cánticos. Se ponía fin al periplo azul en los barrizales. Nueve años después, el Real Oviedo recuerda estos momentos desde la Segunda “B”. Los azules se vieron nuevamente en Tercera, tras descender en el terreno de juego en la temporada 2006-2007. Con el retorno a Segunda “B”, el club carbayón disputó en dos ocasiones la promoción de ascenso a Segunda. Sin éxito hasta el momento. Sin embargo, recuerdos como la fiesta vivida en el Carlos Tartiere pervivirán para siempre en el recuerdo de los aficionados oviedistas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario